“¿Cuánto necesitas para vivir?”

Era un Viernes de tarde, un 23 de Septiembre para ser más precisa. Hacía mucho calor. Iba caminando sobre Ygatimi, hacia la facultad, cuando de pronto lo veo, tan tranquilo como si nada sobre aquel monociclo blanco de 2ms de altura aproximandamente.

No pude creer lo que veía, pues era un malabarista. Desde el año pasado andaba en busca de una de estas personas para saber más sobre sus vidas, hacerles unas cuantas preguntas y así escribir un reportaje para mi revista (un trabajo que decidí hacer solita y me fue muy bien :D), pero cuando salía a buscarles, nunca coincidía con ellas… ¬¬

Dudé si me acercaba a él, al final lo hice para no desaprovechar la oportunidad, ya que nunca se sabe con qué historias me podría encontrar. Con un Español muy portuguizado(?) me saludo sin problemas, se detuvo y comenzamos a hablar de su camiseta de fútbol. Resultó ser la #9 de Paolo Guerrero, jugador peruano que salió como goleador en la Copa América Argentina 2011. Él había estado por Perú, así que la compró por ahí. O:

Con Yagho re sudados jaja xD

Le pregunté su nombre y luego de hacerle escribir, entendí que era con Yagho Rabello con quien estaba hablando, un chico de 18 años, brasilero, que encontró el amor en Paraguay, motivo por el cual está viviendo en la Casa de los Payasos (lugar donde quienes hacen malabares y provienen de otros países pueden alojarse, como si fuese un hostel), aquí en Asunción. A los 15 él decidió salir de su casa y recorrer a su antojo haciendo malabares. Le pregunté si ganaba lo suficiente, a lo que él me responde con otra pregunta “¿cuánto necesitas para vivir por un día?”, no sabía que responderle. Él está conforme con lo que obtiene de sus shows callejeros, ya que su objetivo no es hacerse de un buen capital, sino sacar lo justo y necesario para vivir.

Su estilo de vida es muy tranquilo, por lo que pude percibir. Recorre Sudamérica, conoce gente, mejora su Español y hace lo que le gusta. Yagho se mostró muy amable conmigo, no me pidió nada a cambio por ir a quitarle un poco de su tiempo, ya que él anda pendiente de los semáforos para entrar en acción.

Algo que no comprendí fue que llevaba en su cabeza una corona de puas, como si fuese Jesús. No le pregunté, ya que me pidió que le sacase fotos para luego mandárselos a su mail (lo cual hice y aún hoy espero ver si responde el mensaje), la conversación se tornó muy entretenida y la pregunta se me pasó. ^^U

Ya tocaba luz roja, así que decidí dejarlo trabajar para luego retomar mi camino hacia la facultad y celebrar el día de la Primavera. 😀

Anuncios

Acerca de Ajiru

Redactora de noticias musicales (Play Me y Radio Aparato), comunicadora, Au Pair en Alemania, dreammaker. Amante de la música, League of Legends, el cosplay y los chips.

Publicado el 1 noviembre, 2011 en Experiencias personales y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Liiinda!!!
    Me encanto tu reportaje eres muy inteligente!
    Yagho Didier buscame en facebook!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: